He perdido la motivación

Eso es lo que pasaba por mi cabeza cada lunes a primera hora. Pero hice una autorreflexión y logré identificar que era lo que estaba sucediendo, porque no me sentía feliz. Y esto no solo ocurría los lunes, también llegaba ese sentimiento los jueves o incluso los sábados, que son los días de ocio, descanso o de disfrutar en familia.

Yo prefería quedarme en casa, viendo para el techo, no leía tampoco me animaba a ver películas o alguna serie en TV o en Internet. Hasta que decidí tomar acción e investigar para cambiar lo que estaba viviendo. Tenía mi trabajo, mis ingresos eran cada ve mejor y podía darme los gustos que quisiese.

No es momento de presumir, es momento de compartir contigo que ahora me lees el por qué decidí emprender mi propio negocio. Era confuso por que realmente amaba mi trabajo, amaba mi jornada y llevaba una relación con los compañeros de maravilla.

Quizá lo que empecé a sentir es que quería empezar a trabajar por mis propios sueños, nunca he estado en desacuerdo de ser empleada, pero considero que si ese no es el camino que quieres tener por el resto de la vida debes tomar decisiones pronto y radicales.

Por todo lo anteriormente comentado, quiero compartir lo siguiente con ustedes.

Identifiqué lo que me estresaba

  1. Tener que cumplir un horario laboral, cuando desde pequeña le huyo a madrugar, quizá pensarás que madrugar es bueno, pero yo respeto cada opinión y la mía es que, si te acuestas muy tarde por que te gusta trabajar de noche, está bien y punto.
  2. No tenia tiempo para cumplir citas ajenas a las laborales.

Identifica que te quema y ponlo por escrito, vamos a mirar a eso que te quema a los ojos para poderlo transformar y esto nos lleva a la Ley de Pareto, el famoso 80 – 20, que viene de Wilfredo Pareto, economista italiano que se dio cuenta que el 80% de las riquezas del mundo estaban en manos del 20% y esto comenzó a extrapolarlo en todo lo demás, como por ejemplo, el 80% de nuestra infelicidad viene por un 20% de nuestras causas, empezó aplicar esta ley en todo y se dio cuenta que funciona, si tu aplicas la Ley de Pareto en tu vida, el 80% de tus ingresos viene por un 20% de tus productos o cursos online, el 80% de tu facturación viene por un 20% de clientes, esta ley se cumple una y otra vez, te digo esto porque vamos a identificar de donde viene tu malestar, yo me di cuenta haciendo aplicando esta ley que realmente lo que me estaba generando ese malestar en cosas que estaba haciendo en mi negocio era porque un par de tareas administrativas que no sólo no me gustaban sino que además no era mi área de experto por eso decidí delegar esas áreas que no me estaban generando bienestar.

Celebra el aprendizaje y hazlo de forma divertida

Rompe el ciclo de aburrimiento y monotonía de las actividades para llevarlo a algo divertido y se puede hacer con todo incluyendo las tareas administrativas.

Monitoriza tu progreso

Esto te va motivar muchísimo, imagínate por ejemplo que quieres comenzar a realizar actividad física, puedes utilizar un calendario cómo un planner dividido por días y vas tachando los días que, si has hecho actividad física, esto te motiva y refuerza tu mente como no vas a querer dejar ningún espacio vacío de que no lo has hecho, esto retroalimenta el ciclo virtuoso, así que siempre analiza y monitoriza tu progreso.

El famoso no saber decir que no

Te invito a probarlo una semana que de hecho a mis alumnos del Máster Lanzatunegocio.com les digo, vamos hacer una semana del no y no sólo se dan cuenta que no se cae el mundo sino se dan cuenta que se transforman.

Dedícate un espacio, “mímate”

Aunque tengas muchísimo éxito sino hay ese ciclo de reciclaje diario al final vas a construir algo maravilloso en algo que va ser un lastre en vez de algo potenciador. Para mí es muy importante cuidarme, mimarme y apoyarme, yo por ejemplo todos los lunes de 5 a 8 pm me tomo ese momento beauty sesión, ya sea un momento para darme masajes, para hacerme las uñas, pero que sea un momento para mí.

Así que si haces esto vas a ver cómo tu motivación va aumentar enormemente y sobre todo pregúntate que cosas te hacen feliz, que te hace vibrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *